FACEBOOK

domingo, 11 de agosto de 2013

LIBRO II "ERIN GO BRACH". Capítulo VIII (II)


Trece de Abril de 1810 (Anno Domini). En algún lugar entre Casas Viejas y Conil.

-¿Tropa enemiga?-exclamé.              

-¿Infantería o caballería?...¿Cuántos?

-Dragones, yo diría que media docena. Dan escolta a unos carromatos-respondió Medinilla.

-Deben de ser suministros para el asedio-señaló García.

Traduje a Pendlebury que recién había dispuesto todo para la voladura.

-¿Qué hacemos ahora? me preguntó ante la perspectiva.

-¡Que se marchen los carros con las armas!-dije a Galván que empezaba a dar órdenes a sus hombres para la lucha.

El guerrillero me miró por unos instantes considerando, tal vez, discutir mi orden pero obedeció y, rápidamente, los carros cargados de mosquetes y barriletes de pólvora empezaron a trotar.



-Será mejor dejar que pasen, no nos conviene entablar combate- dije en inglés de modo que Pendlebury y García lo entendiesen a la vez.

-Pendlebury asintió y García ordenó a Medinilla que regresara a su puesto y que no abrieran fuego si no se entablaba hostilidad.

Nos metimos en el barracón, pues, García, Bancalero, Delgado, Pendlebury y yo junto a nuestros tres prisioneros; los tiradores habían ocupado posiciones en el exterior y el plan, si se le podía llamar así, pasaba porque el convoy enemigo continuase la marcha de modo que, pasado un tiempo prudencial, pudiésemos volver sobre nuestros pasos una vez hubiésemos destruido el depósito.

Por unos minutos que parecieron eternos aguardamos a que los franceses cruzasen por dónde nos hallábamos. En previsión de que quisieran indagar sobre por qué el centinela no se hallaba en su puesto García, despojado de su casaca y adoptando las trazas de un paisano, se acomodó en el puesto.

Desde un ventanuco entreabierto Pendlebury y yo observábamos las evoluciones del enemigo: contamos diez jinetes, dragones del 14º Regimiento a juzgar por el número que campeaba en la gualdrapa de las monturas, que daban escolta a tres carretas cubiertas.

Con una lentitud exasperante la columna alcanzó nuestra altura y, para nuestro alivio, comprobamos que seguían su camino. García, inclusive, participaba de nuestro regocijo remedando un torpe intento de parecer marcial y cuadrarse al paso de los jinetes, cosa que les produjo no poca risa.

Mas, al poco, unos gritos en la cabecera llamaron nuestra atención. Pendlebury enfocó con el alargavista y dijo, con preocupación, que unos lugareños habían interrumpido la marcha. Y, con horror, constatamos que varios de los jinetes de cabeza volvían grupas y cabalgaban hacia nosotros junto a dos o tres paisanos mientras las órdenes de "Alto" recorrían la línea.

Pude ver cómo García amartillaba su arma con disimulo y rogué para que sus tiradores, apostados en la arboleda inmediata, no hiciesen nada por su cuenta y riesgo. En el ínterin tanto yo como Pendlebury dispusimos nuestras pistolas; Bancalero y Delgado, por su parte, encañonaban a los prisioneros.

-Si abrís la boca moriréis, ¿comprendido?-les susurré aunque por su expresión quedaba claro su entendimiento.

-¡Vaya! ¿Quién eres tú?-oímos en el exterior y tratamos de ver qué ocurría.

-Javier García a vuestras órdenes, voluntario de Vejer de la Frontera.

-¿De Vejer? ¿Cuándo te has alistado? ¿Dónde están Antonio y Manuel?

Agarré a uno de nuestros cautivos y le susurré.

-¿Quién es el que está hablando?

-Casimiro Peña-respondió. -Es el jefe de nuestra compañía.

El tal Casimiro apremiaba a García quien, evidentemente, no podía responder a sus preguntas.

-Vamos, responde, de dónde has salido y dónde están los demás...

Pero mientras estábamos más pendientes de lo que se hablaba Pendlebury me señaló al sargento francés que, desde lo alto de su montura, no quitaba ojo a las piernas de García y echaba mano de su pistola de arzón.

-¡Los malditos pantalones!-gritó Pendlebury abriendo del todo el ventanuco y disparando sobre el francés.


-¡Fuego!-grité a mi vez con todas mis fuerzas desencadenando un auténtico infierno...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada